¿Cuándo entró Lovecraft en tu vida?

Por casualidad cayó en mis manos uno de esos pasquines cristiano-retóricos de los testes de Jehová, y me di cuenta de que estas sectas están muy avanzadas en eso de la propaganda religiosa y la glorificación de la fe. La reflexión subsiguiente ha sido que si queremos progresar en el culto a nuestros dioses tentaculares, debemos empezar por hacer proselitismo desde nuestra propia experiencia espiritual. Y hoy traigo mi testimonio, hermanos, de cuándo entrarona mi corazón las palabras oscuras e inquitantes del profeta de los horrores abismales y los adjetivos ciclópeos. Hoy quiero contarles cómo entró Lovecraft a mi vida.


Me encontraba en esa espeluznante etapa de la vida que es el fin de la pubertad y el comienzo de la adolescencia. Como si los horrores naturales del crecimiento hormonal no fueran suficientes, me encontraba recién llegado a un centro educativo escolapio, donde ya había estado años atrás, y que había dejado por traslados familiares varios.

Tal vez algunos recuerden gratamente esos años. Yo no. El novato casi nunca se integra bien a las manadas de machos en donde las jerarquías ya están establecidas, y pasa a ser el último del escalafón salvo que intente batir a los cabecillas en franca lid (llámese deporte de competición, llámese gresca de patio). A este pubescente le quedaban más cerca las letras que los balones, ni hablar de los puños. Lejos del amparo social, me encontré con una grata satisfacción: una enorme y bien surtida biblioteca, cuidada por una amable mujer entrada en años, que había dedicado toda su vida a esa labor. A cambio de un rato de charla, ella me dejaba deambular por entre los cientos de tomos a mi placer.

Fue allí donde lo encontré.

Era un tomo de cuentos de horror, en edición rústica, con mal diseño y regular selección. Salvo por uno, el sexto cuento: La Cosa en el Umbral, una increible historia de brujería, transmigración de mentes y traición que me tuvo soñando cosas imposibles durante un par de noches. En las vacaciones me adentré en una biblioteca pública para buscar más. Los Mitos de Cthulhu. La Sombra sobre Innsmouth. El Horror de Dunwich. Hice por mi cuenta una lista esquematizada del panteón lovecraftiano. Amplié el repertorio de relatos con los autores del círculo de Lovecraft. En pocos meses ya tenía memorizados nombres con muchas consonantes que invocaban a deidades ultraterrenas, y tenía un grupo de compañeros con quienes compartir las inquietantes dudas sobre aquello que reposa en los abismos marinos.

A lo largo de estos años, las noches en vela repasando las visicitudes de Randolph Carter o revisando las menciones místicas de Kadath la Desconocida han sido mi bautizo. Los tormentos afligidos a decenas de jugadores de rol en escenarios cthulhianos han sido mi eucaristía. Y en este blog hago mis votos cultistas al profeta de Providence, día tras día.

Y ahora te pregunto a ti, que me lees... ¿cómo entró Lovecraft a tu vida?

8 lectores en Miskatonic:

  1. El Exiliado dijo...:

    Pues la mía fue un poco accidental.

    Recuerdo allá por el año 85 cuando Espinete había desbancado a Caponata, cuando no se pensaba más en Naranjito sino en Pique, cuando el Glam (y no el hotel) estaba de moda, cuando Boy George empezaba a decaer para abrirle paso a Madonna que en televisión pasaron la película Mazes and monsters (http://www.imdb.com/title/tt0084314/)
    en la que un jovenzuelo Tome Hanks se enloquecía con un curioso juego de tablero lleno de dados, figuras y detallitos que eran completamente nuevos para mi. Yo me quedé fascinado con eso y como no tenía ni puñetera de dónde encontrarlo, inventé mi propio laberinto. Hice tarjetas, hice una especie de heráldica para ciertas casillas del laberinto y con toda la ilusión comencé a jugar con mi padre.Pero definitivamente fue un fracaso. Así que mi "laberinto" pasó a mejor vida.

    Años después, por ahí en el 92 ó 93 mi amigo Hector, el proveedor oficial de juegos de ordenador, me dejó un interesante juego de una casa embrujada... "Alone in the dark". Poco a poco fui resolviendo asuntos... los ghouls del ático, los objetos de la sala la chimenea arriba, el corredor con las flechas, la biblioteca y su habitación secreta, pero cuando tomaba esos libros y leía Hastur, Cthulhu, Yog Sothoth etc, no tenía ni puñetera idea de qué me hablaban. Así de claro.

    Continué con el juego pero al meterme en el tunel del sótano nunca supe qué hacer contra el pseudo Cthonian con cara de boa constrictor pixelada y decidí abandonar el juego.

    Años después, exactamente en mayo del 85, cuando ya mis padres comenzaban a presionarme para que trabajara en las horas libres de la universidad decidí hacer dinero vendiendo las aspiradoras multiusos con depósito de agua marca Rainbow. Vamos, era igual de sectario que el Amway, típica empresa yanqui con sus clínicas de ventas para motivar hasta el conserje y nunca tuve éxito vendiendo aspiradoras. Luego de un mes sólo ahorré porque iba a casas de mis amigos a hacerles una demostración a sus madres y de paso hacerles una limpieza exhaustiva. Así pude ahorrar un poco de dinero.

    Y como en nuestros primeros trabajos suele ocurrir, siempre queremos gastarnos la pasta en menos de media hora ¿A qué voy con todo esto? A que justo al lado de las oficinas de la superpseudoaspiradora con forma de cthonian, descubrí en un escaparate una caja con un nombre que me sonaba familiar... Dungeons & Dragons. No lo podía creer. Era inaudito. Esa tienda llevaba años de años allí y yo nunca la había visto. Después de restregar mi cara dejando la habitual marca de babas en el escaparate, entré a la tienda. Todo era caro. Pero era un paraíso: Shadowrun, Robotech, Battletech y Mechwarrior, Vampiro... Y AHÍ ESTABA....STAR WARS. El sueño de mi vida, la ambrosía de mi infancia... Pero preguntó por él y me dicen "Eeeeh pero necesitas un libro básico... y está agotado". Cagonlaleshe. Mi gozo en un pozo. Pero yo, como todo un novato, pregunté qué más juegos había (teniendo como 4 estanterías sólo de rol). Nada me convenció y el D&D muy caro, no llegaban mis ahorros para la puñetera caja. Pero el chico me dijo que iba a haber una feria del libro en a que ellos tendrían un stand. Que fuera allá porque habría material nuevo y posiblemente a mejor precio.

    Yo me aseguré de tener suficiente pasta, así que convencí a mi amigo Héctor (si el me convirtió en el friki de los juegos de ordenador, yo lo convertí en el de rol) para que fueramos a medias con algún juego; luego, guiado por unos compañeros de la universidad (de los que me enteré que eran roleros veteranos después de haber estudiado juntos casi 2 años) fuimos a la dichosa feria del libro. Recuerdo haber visto en el stand a un viciado con la cabeza afeitada, gordo y cuyo nombre es CUCHO (te suena arcanito?) jugando Doom mientras otros de sus esbirros atendian. Pregunté por el D&D, pero hubo algo magnético no se qué fue, que me hizo pensar en que el terror me llamaría más la atención. Fue un impulso raro, pudo haber sido la mismisima llamada de Cthulhu, pero fui directo a ese libro. Y así obtuve mi primer juego de rol (sin tener ni p... idea de como jugar, aparte, porque mis amigos de la universidad no me explicaron ni jota) Bueno, pero para concluir (mejor ¿no? Que nos van a dar las uvas... del 2009), cuando salíamos de la feria, comencé a pensar..."de qué me suena el nombre cthulhu?"... y cai en cuenta que Cthulhu era ese inexplicable nombre que salía en un misterioso libro del Alone in the dark. Así entró Lovecraft y cthulhu a mi vida.

    Y solo como dato adicional, lo primero que lei de HPL fue El Horror de Dunwich. Lo segundo Dagon.

    Y eso es todo por ahora. Saludos desde las húmedas, sofocantes y brumosas tierras de la antigua Nueva Amsterdam

  1. Erihk dijo...:

    No recuerdo cómo ni cuándo entró, no soy un ser muy sociable me siento más agusto y cómodo en lugares solitarios y sombrios, por lo que la mayor parte del tiempo estoy rodeado de libros. Solo recuerdo que lo primero que leí de Lovecraft fue "El que susurra en las tinieblas" y actualmente tengo una copia de "El necronomricón".

  1. El Erudito dijo...:

    Yo confieso una afición tardía a HPL. Es cierto que desde crío me gustaban las historias de terror y la fantasía en general. En mi casa abundaban los cómics (esos pocket de ases tan injustamente despreciados) y recuerdo que devoraba las historias de Conan (muchos años me pregunté quién sería ese Robert E. Howard). Conocí a un chico en el colegio cuando tenía 14 años y me contó que habían abierto una tienda de cómics (Armaggedon) a la que aún voy cuando subo a San Sebastián. Allí, además de mis codiciados cómics encontré por primera vez juegos de rol y lo que es más: un anuncio de unas jornadas. Tras preguntar qué era eso del rol, me animé a ir a las susodichas jornadas a pesar de las miradas raras de mi madre. Lo primero a lo que jugué fue "Aquelarre". Lo segundo... "La llamada de Chthulu". El master, Miguel Ángel, a quien aún cuento entre mis amigos, hizo una partida muy graciosa de la casa Corbitt (toooodos los que llevamos un tiempo en esto, la hemos jugado) y me quedé con ganas de jugar más. Y así lo hice, al menos de cuando en cuando, entre las campañas de AD&D, Cyber, Shadow, WoD, In Nomine, Raganarok... con gente que conocí en esas dos primeras partidas que jugué. Sin embargo, no fue hasta los 19 que leí a HPL. Acompañando a un compañero de la universidad a la biblioteca, me dio por mirar si había algo de ese tal autor en el que se basaba el juego de La Llamada. Ahí estaba, en una edición vieja y descuidada, con algún año más que yo, El Horror de Dunwich. Me encandiló. Esas descripciones barrocas y recargadas me llevaron a un mundo incluso anterior a la época en la que transcurre la historia. Y desde entonces he ido leyendo más, enterándome de anécdotas de su vida y de todo el universo que gira a su alrededor. Lo que más le agradezco al hombre de Providence, es permitirme concer a una serie de personas con las que compartir mis aficiones por lo tentacular. Gracias a todos y, sobre todo, a Howard Philips Lovecraft.

  1. Treiral_ dijo...:

    ¿Como fue?
    Me parece recordar que había cogido un tomo al azar entre tantos de la biblioteca particular de mi padre, su nombre era Las aventuras de Edgar Gordon Pym, de Poe.
    Tras guardarlo en la mochila me fui a pasar un fin de semana familiar en la finca de un tio, era de noche y como estaba todo el mundo medio ebrio y contando chistes sin gracia en la terraza de la casa pues me metí en la habitación más alejada de lugar.

    Con la tenue luz de la bombilla iluminando vagamente la habitación y usando principalmente la luz de la luna para poder leer iban pasando las páginas a medida que el viento arreciaba cada vez con más fuerza contra la ventana.
    Cuando acabé de leerlo, y al volver a mi casa, busqué en internet sobre Poe, de ahí llegué a Lovecraft y a una serie de relatos cortos que me bajé de varias páginas.
    El primero que me leí fué "La Declaración de Randolph Carter", seguido de "En la cripta" y otros más.
    Al poco tiempo de leermelos me fui a comprar la colección, tantos como pude, que no son todos...
    Mi favorito es "El modelo de Pickman" :)

  1. Anónimo dijo...:

    "No fue Lovecraft quien entró en mi vida. Fui yo quien entró en su vida a través de sus sueños."

    Cthulhu

  1. El Acólito dijo...:

    Comparto el recuerdo de la película de Tom Hanks con nuestro amigo El Exiliado. La verdad es que me acojoné un poco cuando se metieron en la cueva, aunque también debo reconocer que me daba miedo hasta Darth Vader.

    Todo comenzó un dia en una piscina de un pueblo cercano a Zaragoza en el 95, con los amigos con los que jugaba al Rol (Star Wars, Cyberpunk y D&D). Aquel día, uno de los Masters había traído un viejo libro que había cojido de la Biblioteca Pública, en blanco y negro sin ilustraciones a color (¡¡¡Qué aburrido!!!) En aquel libro, los Monstruos tenían características como Constitución de 1D100, y a los que no había manera de eliminar. Aburridos por la aparente supremacía de semejantes entidades, decidimos devolver el libro a la Biblioteca, y seguir montando cazas estelares y rescatando princesitas en Dungeons.

    Unos cuantos años después ya en Madrid, volví a retomar el mundo del Rol, y con ganas de probar algo nuevo comencé a hojear los libros de Rol disponibles en las tiendas cercanas sin saber bien cual comprar, cuando un día, como en forma de profecía La Sacerdotisa me regaló un libro de bolsillo de una descatalogada colección de Alianza 100 (de 100 Pesetas) que había encontrado en una libreria de la Calle Gaztambide de Madrid, titulado "El Horror de Dunwich".

    Quedé maravillado y horrorizado a la par que leía este libro, y mi elección fue clara, pase el verano de 2002 estudiando el Manual de La Llamada en el Retiro, hasta que finales de ese mismo año descubrí un bar-ludoteca en Madrid también en el Barrio de Argüelles, en el que se preparaban unas partidas de La Llamada...pero esa ya es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión....

  1. El Exiliado dijo...:

    ¡Qué días aquellos amigo Acólito! Tú loco por jugar, por dirigir el Orient Express y nosotros, los del difunto "Desafío de los héroes" pensando: "Qué friki más friki nos ha venido hoy al bar." Creo que valdría la pena hacer una entrada sobre aquel místico lugar y recordar todos esos fantasmas que nos hicieron volar por todos esos mundos. Es el lugar donde se formó la MFP y no habíamos caído en cuenta. Aunque... antes de que existiera el universo MFP, el Bardo y el Exiliado ya conspiraban para destruir el mundo... Iä Iä!

  1. Melz Grave dijo...:

    Recuerdo cuando jugue de joven al Alone In The Dark cuando tenia una edad temprana(y eso que tengo 18 años recien cumplidos), ese juego me cautivo. Pero mi verdadero fanatismo fue debido a una aventura grafica: Prisioner of Ice. Fue genial y en la portada ponia un nombre H.P. Lovecraft. En cuanto acabé el juego me fui a la biblioteca y lei La Sombra sombre Innsmouth...y mi obra favorita: Herbert West Reanimador

 
© Miskatonic.es | Plantilla creada por Chica Blogger | Imagen de Miskatonic.es creada por Petter Haggholm: "Escape from R'lyeh"