¿Existe el rol después de los treinta?

Desde este anodino Día del Orgullo Friki lanzo al mundo una pregunta que me carcome desde hace tiempo la cabeza.

¿Existe el rol después de los treinta?

Porque a título personal, puedo responder que no, que el rol en mi vida está sepultado por montañas de compromisos, obligaciones, perezas y desencuentros. Ojo, que lo siguiente deriva de mi experiencia personal y no pretende ser un catálogo de verdades universales. Esto no es la Hitchhiker's Guide to the Galaxy.

Empiezo por reseñar cómo después de un tiempo universitario en el que las partidas eran semanales, pasaron lentamente a convertirse en eventos mensuales que degeneraron en semestrales para transformarse en una cita anual que ya ni siquiera se realiza. Es decir, que hoy en día hay más posibilidades de que me viole salvajemente un grupo de despampanantes modelos pelirrojas suecas adolescentes vestidas de elfas que de jugar al rol.

El primer factor en contra a tener en cuenta es el tiempo. Los juegos de rol demandan tiempo para prepararse y para jugarse. Mucho tiempo. Mucho. Como director de juego responsable y serio, hacen falta unas cuatro horas para dejar bien lista una partida de una sola sesión (ya no hablemos de una campaña). Eso, como mínimo. Mientras en hora y media un grupo ha terminado una buena partida de Katan, ese mismo período escasamente sirve para que los jugadores de rol preparen la mesa y los personajes. Y eso si hablo de gente centrada, no como la que yo conozco que necesita pausas para ir a buscar más comida, hacer llamadas, revisar libros o discutir si es más poderoso Wall-E que Johnny 5 (cuando es obvio que Johnny 5 fue creado como máquina militar y es mil veces más destructivo que un robot basurero... ejem). Así que jugando al rol en viejas épocas yo estuve unas buenas doce horas abriendo y cerrando puertas de laberintos sosos y matando kobolds y cubos gelatinosos y ratas gigantes hasta cansarme la mano de tanto agitar el dado de ocho de mi espada bastarda. Pero en las últimas partidas de rol en las que estuve había que dejar todo a medias al cabo de cuatro horas porque fulano se iba a recoger a su novia, o mengano madrugaba a trabajar al día siguiente, o zutano estaba de pelea con su mujer.

Por eso, considero que el segundo factor son los compromisos. En la época juvenil universitaria donde el nivel de mis personajes era inversamente proporcional al número de fiestas a las que me invitaban, bastaba con cumplir con las asignaturas pendientes para quedar libre de toda preocupación y compromiso. Viviendo en casa de nuestros padres, no nos importaba trasnochar un sábado usando peligrosas dosis de cocacola y nachos para permanecer despiertos hasta derrotar al malo final, y luego de comentar la partida nos íbamos a dormir en cualquier rincón de la casa ajena, apeñuscados e incómodos pero felices. Hoy tenemos casas compradas o alquiladas a las que hay que volver, cuerpos que ya no soportan tantas incomodidades y miles de responsabilidades más relacionadas con el hecho de vivir por cuenta propia. Los compromisos estúpidos, aparte del trabajo (que es el peor de todos), se van sumando con los años y si hay una pareja se multiplican. Y si hay hijos, el tiempo se resta, las posibilidades se dividen y el resultado es previsible.

...esto sucedió incontables eones atrás

El tercer factor es el grupo. Cada vez es más difícil formar un grupo y tus amigos de siempre se han marchado de la ciudad o del país o (peor aún) del rol. Los pocos que quedan son difíciles de reunir por alguna de las condiciones anteriores. Encontrar gente nueva es difícil (sobre todo a esta edad), y no hay Meetics de roleros para ayudarse. Los clubes de rol han ido desapareciendo, y en los nuevos es fácil sentirse un fósil paleozoico o un pederasta en potencia.

El cuarto factor es la tolerancia. Los años te han hecho menos tolerante, más selectivo, y ya no aguantas tanto al tonto de turno que aceptabas en la mesa para completar al grupo. A ése, hoy en día, lo sacas a patadas y hay que llamar a la policía. Las discusiones durante el juego de rol se hacen más agrias y de repente te das cuenta de que tus dos amigos hace rato dejaron de pelear por quien se queda con el Orbe del Dragón y están a punto de soltar el primer puño.

El último punto es el duro peso de la realidad. La hipoteca. El trabajo. La mujer y los hijos. Las cuentas por pagar. Los compromisos sociales. La crisis. Kerf el Escurridizo ya no logra meterse en su papel de bardo porque todavía no supera su reciente divorcio. El investigador Tom Kellen está más preocupado por los recortes de su empresa que por la secta de Dagón que acaba de llegar a Arkham. Vaya mierda, así no hay quien se meta en una historia.

Hay quien me dice que ayuda tener una pareja que también juege al rol. Probablemente sea cierto, sobre todo porque es una persona con la que cuentas de antemano para formar el grupo, y que puede entender que uses tu tiempo libre para jugar. Lo desconozco. Pero sé de parejas que han sucumbido al peso de sus obligaciones hasta tal punto que cuando tienen algo de tiempo libre, en vez de jugar al rol se dedican a retozar en el lecho. Inconsecuentes.

Yo, por mi parte, me he rendido a las dificultades. Ahora me conformo con que siga habiendo unas reuniones mensuales mínimas, para echar un juego de tablero y unas risas. Y si alguna vez existe la posiblidad de jugar una partida, estaré tan dispuesto como antes, pero con mis reservas. Es lo mismo que pensaré cuando aparezcan las pelirrojas suecas: estas cosas no suceden a mi edad.

26 lectores en Miskatonic:

  1. R.Chao dijo...:

    Hombre, yo con 34 años recién cumplidos ya apenas juego, aunque alguna vez al mes sí que jugamos al RuneQuest. Es curioso que en estas edades, cuando disponemos de dinero para comprar cualquier manual de rol, lo que nos falta es el tiempo, mientras que de adolescentes la situación era la inversa.
    Aún tengo la esperanza de seguir jugando, porque algunas nuevas amistades han mostrado interés en "probar" La Llamada. Y sí, mi novia también jugaba al rol, y eso ayuda para animarse a ello. Ia, Cthulhu! Temblad, Primigenios...

  1. Anónimo dijo...:

    Totalmente deacuerdo con el articulo, me ha parecido un fiel reflejo de la realidad rolera actual. Yo deje de dirigir un monton de juegos precisamente pork no tenia jugadores con el tiempo suficiente para eso. Novias, curros, hipotecas, familia, niños, etc... admitamoslo señores, hemos crecido y nos hemos fosilizado.

    Actualmente con suerte kedamos para jugar a algun juego de tablero y si tengo suerte y engaño a los colegas, jugamos a Arkahm horror k es lo mas parecido a una sesion de rol dentro de los juegos de tablero k conozco...

    Cuando seamos viejos y tengamos tiempo y dinero, lo k nos faltaran son las ganas XDDDD

    Belial.

  1. El Erudito dijo...:

    Arcano, tengo una partida de Cyber de una sesión (si la gente está concentrada, si no, en dos debería estar ventilada para bien o para que todos estéis muerto -es cyber-) y espero tener otra de Falkenstein antes de que el anillo único me posea.
    Por supuesto, los pj's pregenerados por mí
    De todas formas, tu artículo de opinión es bastante cierto por no decir muy cierto.

  1. La chica dijo...:

    Yo empecé a jugar hace muchos años, y por lo que veo, mi evolución ha sido la misma que la de la gente que va cumpliendo años conmigo.

    Ahora nos vemos poco, y aprovechamos las reuniones para ponernos al día de todo lo que nos podíamos contar tomando una cerveza en cualquier bar.

    Como no hay canguros jugamos rodeados de niños, que ahora son casi autónomos, pero que han sido bebés hasta hace nada.

    La verdad es que cuando conseguimos media hora de concentración es casi un milagro.

    ¿Por qué seguimos? Supongo que si lo dejáramos tampoco encontraríamos el hueco para echar esa cerveza. Esta cita mensual (si hay suerte) nos hace salir de casa y aunque sea por un breve instante, volver a sentirnos como jóvenes frikis.

    Por cierto, soy una de las pocas chicas que nos hemos aficionado a estas fantasías roleras.

  1. El Exiliado dijo...:

    Estar lejos es una mierda. Pero siempre hay recursos. Hace un tiempo yo intenté hacer una partida con webcam no hubiera resultado mal seguirla. Tenía todas las herramientas, pero nadie se cree que uno pueda jugar bien así. A veces uno debería tener más fe en las teconologías roleras al servicio del hombre. Yo por mi parte sigo abierto a dirigir online. Ahora las video conferencias son más fáciles y los planos con coordenadas funcionan bien. Y ahora que disfruto de mi soltería, aún más. Quien quiera jugar conmigo, que me avise. Yo me muero de ganas por dirigir una buena partidita de cthulhu o jugar una buena partidita de Cthulhu, Cyber o Kult. Depende de uds.

  1. Anónimo dijo...:

    la verdad es que, aunque lo que comentas es verdad yo con teinta sigo jugando. los miercoles de 9 a 12. ni un minuto mas pero tampoco ninguno menos. puede que algunos dias fallemos pero casi todos podemos jugar. jugamos a cthulhu y nuestras campañas duran años... a 3 horas semanales... lo bueno es que 3 horas se pueden sacar CASI sin problemas y como sabes que la semana que viene otra vez no te puede la ansiedad de jugar. y con mujeres y niños en el mundo... y yo como master te puedo decir que preparar una partida de 3 horas se hace en nada... esas maravillosas partidas de 12 horas si que son ciencia ficcion para mi. pero hay que intentar seguir jugando... animo

  1. Anónimo dijo...:

    Yo con 29 años, casado y con hijos, sigo jugando semanalmente nuestra partida, generalmente los viernes de 9pm a 4am aproximadamente, dependiendo de qué tanto nos estemos durmiendo.
    Todos los factores que mencionas son ciertos, no se trata de negarlos o eliminarlos sino de jugar A PESAR DE ellos.

  1. eban666 dijo...:

    Yo paso de los 30 años también y sigo reuniendome con los colegas una vez a la semana, normalmente los lunes por la noche.
    No siempre jugamos a rol, también le damos bastante a los juegos de mesa pero hemos hecho un gran descubrimiento, las partidas one-shoot. Es decir, partidas con los personajes pre-generados en las que el máster solo tiene que leersela, y de paso prepararsela, y se pueden jugar en una o dos sesiones de juego.

    A estas edades nos sale más a cuenta conseguir material de otros, ya sea comprandolo o tirando de la red, que no currarnoslo a las bravas. Aunque es destacable que aún haya directores que le dediquen tiempo a inventarse la saga.

  1. El Bardo dijo...:

    me keda aun 1 año pa llegar, pero es como si hubieran ya llegado abruptamente.... Habrá que hacer un esfuerzo contra la cobardía y los compromisos, ya se que finalmente con nosotros van a acabar, pero no importa! a luchar, a luchar!!!! Todo se lo llevarán , Las FrikiJornadas, El rol en vivo (que era eso?). Pero hay algo que me quedo, y cuando él despierte y gane las elecciones europeas, (Cthulhu for President), le seguiremos siempre y no habrá más que Rol en nuestras vidas o lo que quede de ellas. :-)

    Dulces y Dolorosos Abrazos tentaculares de 30 años , o más.

  1. ragmouthsblog dijo...:

    Muy buena entrada.
    Yo estoy llegando a los 30, y aunque ya hace años que la cosa ha ido decayendo a un ritmo vertiginoso (en cuanto a rol y tiempo libre se refiere), me mantengo vivo como puedo, con la ayuda de unos y otros, en este pequeño mundo de evasión de la realidad.
    Existe el rol después de los treinta¿? En mi caso lo dudo mucho XD esperemos unos años a ver que pasa...
    Saludos!!

  1. Ricard dijo...:

    Bueno, yo tengo 45 y hago una media de 6 partidas de rol mensuales...

    Pero tengo dos "ventajas": La primera es que no tengo hijos...

    Y la segunda es que me dedico a esto más o menos profesionalmente, y es una buena excusa para mi mujer... ("Es por trabajo, cariño, tengo que hacer el playtesting")

    Ricard Ibáñez.

  1. El Erudito dijo...:

    Señor Ibáñez, creo que su opinión nos pone a todos los dientes muy largos y nos entran ganas de hacer un Aquelarre con usted. Entre otras cosas más sangrientas y desagradables.

  1. Anónimo dijo...:

    Tranquilo todo pasa. Los 30 son duros para el rol, pero después todo mejora. Los críos crecen, la mujer se va con otro...

    Los foros americanos de rol (allí empezaron antes) están llenos de gente de 40 y muchos o 50 años en lo mejor de su vida rolera, que han vuelto tras una época de sequía... y mas allá esta la jubilación y todo el tiempo del mundo.

  1. El Arcano dijo...:

    Tengo que reconocer que siempre he soñado con un asilo de roleros. Aunque la artritis no nos deje tirar los dados, y el Alzheimer nos haga olvidar las partidas. Pero eso es tema para otra entrada del blog.

  1. Kano dijo...:

    Joer... pues yo tengo treinta y tres años y sigo jugando con bastante asiduidad. Por no hablar de mis otras aficiones relacionadas con el rol.

    Pero bueno, el que quiere puede. Cuando los amigos no pueden, hay clubs, tiendas, gente, etc.

  1. Daniel dijo...:

    Yo tengo 35, y juego más al rol (1 partida semanal de media al año) durante estos últimos 5 años que entre los 25 y los 30.
    Fué entre los 25 y los 30 que el grupo "de toda la vida" comenzó a disolverse por motivos laborales, famliares, etc. Y de las cenizas de ese grupo ha surgido un nuevo grupo al que llevo dirigiendo cada semana durante los últimos 4 o 5 años.
    Casi juego más al rol ahora que antes.
    Y conozco a muchos treintañeros en mi misma situación; que juegan al rol unas 2-3 veces al mes, y tienen trabajos, hijos, familias, etc.

    Asi que discrepo totalmente de tu artículo ;-P

  1. CP dijo...:

    Al final va dependiendo más de épocas, que otra cosa. Por suerte, yo soy siempre o casi siempre el master, asi que suelo marcar el ritmo de partidas, que ahora esta en una y poco a la semana.
    Eso si, antes vivia en Santiago, y ahora en Madrid, y algo que se ha terminado son las partidas improvisadas, ahora siempre tenemos que organizarnos con antelación, y según las agendas respectivas. Pero la edad no es factor en nuestro caso, la verdad, quiza por que mi novia es jugadora y master también.

  1. Radagast2099 dijo...:
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  1. Radagast2099 dijo...:

    He tenido que borrar el comentario anterior por:
    A) faltas de ortografía.
    B) dos errores graves de horarios.

    Poooor diox que suerte tengo, tengo 36 mi pareja 28 juagamos rol todos los sábados de 18 a 22:30 o 23 y tenemos la partida de año nuevo y la de reyes, cuando hay una fiesta a mano, se juega un one-shot de esos o un "explora-muere en el dungeon" y además están las TDN ( http://www.jornadas-tdn.org/ ).

    En nuestro grupo la más pequeña tiene menos de un año, pero vamos en cuanto pueda leer la hacemos personaje y sangre nueva.

  1. Nishiko dijo...:

    Cumplo 31 en julio y la media de mi grupo de juego es 30 y aún así seguimos jugando a rol sino todas las semanas cada 15 días.
    Tengo hipoteca, marido e hijo y eso no me va a impedir seguir jugando. Lo importante es sacar el tiempo para lo que a uno le gusta :P

  1. izanur dijo...:

    Bueno yo tengo 34 casado y con hija, y juego cada viernes como si de una religión se tratase, De hecho yo le pedí para salir a mi mujer y a los 5 minutos le deje claro que los viernes eran para jugar a rol y si no la relación no llegaría a buen puerto, los colegas casi todos se han mantenido fieles, cada semana lo hace un máster diferente así solo diriges una partida al mes y juegas 3.

  1. Preacher dijo...:

    Un artículo muy acertado, si señor. Como rolero de treinta años no puedo estar más de acuerdo con lo que planteas. Personalmente, aun sigo jugando semana si, semana no (y semana, también o tampoco según casos)

    Sin embargo, me parecería genial que te planteases hacer la segunda parte de este artículo, quizá con posibles soluciones (algo del estilo "Ahora que tienes treinta y quieres seguir jugando a rol...") Si no lo haces tú, será una de las primeras cosas que haga en cuanto tenga un hueco... :)

    Un saludo y de nuevo, enhorabuena por el artículo.

  1. Elmascalvo dijo...:

    Excelente artículo, bien ordenado y con las ideas claras... y reflejando la realidad.

    44 tacos me contemplan... justo este domingo pasado, tras 3 años de no jugar ni una partida, HE VUELTO A ARBITRAR (¡Síiiiiiii!).

    La verdad... el que no juega no es porque no puede, es porque no quiere. Así de simple. Se pueden poner mil excusas para no hacer esto o no hacer lo otro, pero si en esta vida, a algo se le da prioridad, se consigue hacer. Y punto.

    Menos rollos, y, si realmente deséais jugar, si os lo pasáis tan bien como yo en otros mundos reunidos en el pequeño espacio de una mesa, aclarad vuestras prioridades, ved menos la tele... y desempolvad los dados.

  1. Anónimo dijo...:

    El de la entrada anterior es nuestro master que nos ha tenido tres años en secano, el muy...
    Menos mal que ha recuperado la cordura y ha decidido volver a arbitrar.
    Gracias, tronco.
    Por cierto, tengo 53, lo que probablemente me convierte en el decano del grupo, y espero seguir jugando incluso en el asilo, si nos dejan las monjitas.
    Un saludo.

  1. Nishiko dijo...:

    Tengo 33 años, hipoteca, falta de trabajo, marido e hijo. Nuestro grupo ronda los 30-35 y sí, ya no es lo que era antes (esos fines de semana con 3 y 4 partidas en danza, snif, snif..), pero procuramos seguir jugando.Aunque que mi pareja también sea rolero ayuda ;P
    Cuando vi que la cosa decaía por lo que dices: novias, bodas, compromisos, hijos..., me puse a dirigir yo misma, así los horarios eran compatibles con tener el peque y no había ningún problema :D.
    Nuestra solución son partidas con muchos jugadores y cada vez juegan unos pocos para una misión, partidas de one-shot o, si son partidas largas, jugamos cuando somos mínimo 3-4 y ya les contamos a los demás...
    Es cuestión de buscar la mejor manera, nada más.

  1. Hola, yo lo echo de menos, despejar la mente con gente que aunque pueda tender a la obsesión (ajajaj), estaba leidita. Pero si, al dejarlo con novio friki -ya que fui frii de adopción- me quedé sin jugar.
    Ahora iré retomando. También el hecho de ser chica es un inconveniente, ya que hay menos grupos de mujeres jugadoras... eso si, yo encantada de jugar con tíos, que me paso el día rodeada de mujeres!
    y--vaya.. justo cuando empezaba a saber que dados tirar se acaba el pastel jajaja
    y ahora todo el mundo pariendo .. ahora que quería desfasar...

 
© Miskatonic.es | Plantilla creada por Chica Blogger | Imagen de Miskatonic.es creada por Petter Haggholm: "Escape from R'lyeh"