Tekeli-li

22 de marzo- La oscuridad había aumentado sensiblemente, atenuada tan sólo por el resplandor del agua reflejando la blanca cortina que teníamos delante. Múltiples aves gigantescas y de un blanco pálido volaban sin cesar por detrás del velo, y su grito era el eterno

cuando se alelaban de nuestra vista. En este momento, Nu-Nu se agitó en el fondo de la barca; pero al tocarle vimos que su espíritu se había extinguido. Y entonces nos precipitamos en brazos de la catarata, en la que se abrió un abismo para recibirnos. Pero he aquí que surgió en nuestra senda una figura humana amortajada, de proporciones mucho más grandes que las de ningún habitante de la tierra. Y el tinte de la piel de la figura tenía la perfecta blancura de la nieve.

Edgar Allan Poe, Las Aventuras de Arthur Gordon Pym (1838)





Estábamos en medio de la vía mientras aquella maleable columna de negra y fétida iridiscencia de pesadilla, rezumando apretadamente contra las paredes del túnel, avanzaba por el recodo de quince pies de anchura, cobrando infernal velocidad y empujando ante ella una vorágine de desvaídos va res emanados del abismo. Era un algo terrible, indescriptible, mayor que cualquier tren subterráneo, un conjunto informe de protoplasma burbujeante, tenuemente luminoso y con miríadas de efímeros ojos que se formaban y desvanecían constantemente como pústulas de luz verdosa cubriendo completamente el frente que llenaba el túnel y que estaba a punto de abalanzarse sobre nosotros aplastando en su camino a los desalados pingúinos y resbalando sobre el reluciente suelo que, junto con sus congéneres, había limpiado aviesamente de toda clase de basura. Aún volvió a oírse aquel grito ultraterreno y burlón:

Y fue entonces cuando recordamos al fin que los satánicos shogoths, dotados por los Primordiales de vida, capacidad mental y diversas configuraciones de órganos maleables, pero carentes de lenguaje hablado, excepto aquel que expresaban los grupos de puntos, carecían también de voz, exceptuando los sonidos que imitaban de sus desaparecidos amos.

H.P. Lovecraft. En las Montañas de la Locura (1931)

4 lectores en Miskatonic:

  1. El Erudito dijo...:

    Tienes más razón que el búho sabio. Cuando leí por primera vez el grito de los shogoths no me podía creer la copia descarada de las aventuras del señor Gordon Pym (novela que por cierto acaba de una manera un tanto desconcertante, como si le faltara algo). Pero a pesar de todo seguí leyendo y disfrutando de HPL...

  1. El Arcano dijo...:

    Pues si te interesan las aventuras del señor Gordon Pym siempre puedes leer la (muy diferente en estilo) continuación escrita por Julio Verne: "La Esfinge de los Hielos". Recuerdo haberla leído, recuerdo que no me entusiasmó, pero ya no recuerdo el argumento ni recuerdo si aparece también el famoso 'Tekeli-li'.

  1. El Erudito dijo...:

    La novela no la he leído peeeero recuerdo que de crío me regalaron algunos números de una serie que se llamaba algo así como "Joyas literarias ilustradas" y ahí "leí" la historia de la Esfinge de los Hielos. Nunca me había planteado que era la continuación de La Aventuras... pero desde luego tiene sentido (yo tampoco recuerdo el dichoso tekeli-li)

  1. Anónimo dijo...:

    Tekeli-li

 
© Miskatonic.es | Plantilla creada por Chica Blogger | Imagen de Miskatonic.es creada por Petter Haggholm: "Escape from R'lyeh"